Experiencia emprendedora: Battever

Antigua oficina Battever, pequeña pero acogedora

¿Qué puedes hacer cuando te quedas sin batería en un bar de otro país y tienes la información de la reserva del hotel donde te alojas en el móvil? Pues obvio… ¡montar una empresa que solucione el problema! Battever nos cuenta el germen y el desarrollo de su proyecto empresarial.

¿Qué puedes hacer cuando te quedas sin batería en un bar de otro país y tienes la información de la reserva del hotel donde te alojas en el móvil? Pues obvio… ¡montar una empresa que solucione el problema! 

Quizá no es tan obvio… 🙂 pero después de preguntar en varios bares y ver que en ninguno podíamos cargar el teléfono, tanto mi hermano como yo lo tuvimos claro: la batería baja era un hecho que afectaba a mucha gente en su día a día y no había soluciones efectivas.

PRIMEROS PASOS

Empezamos a mirar qué había en el mercado y, por supuesto, vimos que había competencia. Y si teníamos competidores es que no estábamos tan locos, alguien más pensaba igual que nosotros y es que ¡había un mercado enorme aún por explotar!

Le dimos un poco de forma a la idea y tomamos la decisión de ponernos al 100% a trabajar en ello: elección de nombre, logo, plan de empresa, trámites administrativos, y rodearnos de un equipo. En esto siempre digo que hemos tenido mucha suerte, no es fácil encontrar un equipo tan coordinado, funcional y además con tan buen ambiente.

Equipo Battever. CURIOSIDAD: ¡todos somos ajedrecistas!
Equipo Battever. CURIOSIDAD: ¡todos somos ajedrecistas!

En las primeras fases del proyecto la verdad es que tuvieron un papel fundamental nuestra familia y círculo de amigos. Nuestra familia/parejas nos ayudaron desde el primer momento, es muy importante contar con el apoyo de tu núcleo cercano para tener unas bases sólidas y poder tirar todos en la misma dirección.

De hecho, cuando la idea todavía estaba asentándose, fue mi familia quien vio que había un concurso de emprendimiento de la Universidad y decidimos presentarnos.

Trabajamos como locos para dejar listo el plan de empresa a tiempo (¡faltaba poco más de una semana para que acabase el plazo!). Fuimos seleccionados para presentar el proyecto, sólo había una pega: el día de la presentación coincidía con la boda de mi hermano y… ¡era sólo una hora y media antes! Habíamos decidido no participar pero un día volvimos a sacar el tema y mi padre me dijo que me esperaba en la puerta con el coche para salir pitando a Armilla donde se casaba mi hermano. Así fue, hice la presentación de Battever vestido ya para la boda y nos fuimos directamente al acabar. Llegamos a tiempo, la boda fue genial y ¡la Universidad nos concedió el Primer premio!

 

Battever recibiendo el 1er Premio del V Concurso de emprendimiento universitario
Battever recibiendo el 1er Premio del V Concurso de emprendimiento universitario

Ir de la mano con la Universidad supuso un gran impulso para nosotros, nos dio una gran motivación ya que significaba que ya no solo nosotros pensábamos que era un proyecto viable sino que un equipo de profesionales con mucha experiencia también lo pensaba. Desde aquí, mi agradecimiento a todos los que hacen posible UGRemprendedora porque su labor es IMPRESIONANTE.

PUESTA EN MARCHA

Los comienzos fueron lo más difícil, como es habitual cuando empiezas un negocio, pero la ilusión y motivación eran tan grandes que se hacía mucho más sencillo. Al principio trabajábamos en una biblioteca de la Universidad con el portátil y, pasados unos meses, nos mudamos a un estudio pequeño que acababa de comprar mi hermano donde pasamos diez meses hasta cambiar a la oficina en la que trabajamos actualmente.

¡Nueva oficina!
¡Nueva oficina!

 

Constituir la empresa, negociaciones con proveedores, creación de web y app, tarjetas de visita… ¡Teníamos todo! (o eso pensábamos  🙂 ) Así que empezamos a salir a la calle a vender y ¡vinieron los primeros palos… era mucho más difícil de lo que nos habíamos imaginado. Creíamos que todo el mundo iba a querer tener Battever en sus negocios… Sin embargo, esa no fue la realidad: nos decían todo tipo de objeciones: que era muy caro, que no les gustaba, que tenían enchufes (!!) y nos dimos cuenta de que íbamos a tener que trabajar muy duro para hacer la empresa viable.

¡¡NECESITAMOS VENTAS!!

Era la frase más escuchada en los primeros meses de Battever. Hicimos de todo para intentar incrementar las ventas pero no era nada fácil. Estábamos consiguiendo nuestros primeros ingresos pero se hacía muy lento, nosotros queríamos ir más rápido!

Nos equivocamos en muchas cosas. Lo bueno es que hacíamos pruebas muy baratas, veíamos lo que no funcionaba y cambiábamos muy rápido. Una de las mayores ventajas de ser una empresa pequeña es que podemos hacer estos cambios a la velocidad del rayo mientras que las grandes se pierden en procesos interminables. Éramos conscientes de que íbamos a equivocarnos. Equivocarse rápido, barato y aprender del error. Así estuvimos muchos meses, cambiamos radicalmente el modelo de negocio y la forma de comercialización y las cosas empezaron a salir mejor.

EVOLUCIÓN

Entre unas cosas y otras finalizamos 2015 con una facturación cercana a los 2.000€. No estábamos contentos con el resultado pero habíamos aprendido muchísimo y veíamos cada vez más clara la forma de comercializar el producto. Todos en la empresa estábamos mejorando en distintos campos y a un ritmo muy acelerado.

Empezamos 2016 corrigiendo los fallos de 2015 e implementando una nueva estrategia. Los primeros meses fueron complicados igualmente, pero sabíamos que íbamos por buen camino. En junio ya estábamos facturando más de 2.000€ al mes y lo mejor es que no ha parado de crecer la facturación mensual desde ese momento! Obviamente seguimos cometiendo errores, pero cada vez vamos afinando más en todas las áreas de la empresa. Estamos muy orgullosos de contar entre nuestros clientes empresas como Mahou-San Miguel, Brugal, SEAT, Hoteles Abba, Larios, etc.

José Miguel, director comercial de Battever, tomándose un café  y cargando el móvil gracias a la promoción de Larios
José Miguel, director comercial de Battever, tomándose un café  y cargando el móvil gracias a la promoción de Larios

Somos conscientes de que queda muchísimo trabajo y esfuerzo pero lo afrontamos con una motivación tremenda. La verdad es que, como decía al principio, el camino es duro pero la satisfacción de ver tu proyecto crecer es increíble. Mi experiencia como emprendedor ha sido sin duda una de las más enriquecedoras y apasionantes de mi vida y lo sigue siendo día a día.

Marcos Camacho Collados es CEO de Battever, una Startup de la UGR.
¿Te ha gustado? ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone