“Cómo mejorar tu productividad” por Ricardo Llamas

Productividad

10 sencillos pasos de productividad de la mano de Ricardo Llamas que concluye: “Mi único secreto es hacer mucho y muy rápido”

Hay una cosa que hago mejor que la mayoría de las personas que conozco: Realizo más cosas en tres días que la gente en dos semanas.

No soy más listo, tampoco tengo más talento, ni creo en la suerte. Mi único secreto es hacer mucho y muy rápido.

A menudo cuando hablas de productividad, la gente dice cosas como que te levantes antes. Pero las metas no se logran por despertarte más temprano o por pasar más horas sentado en una silla. Esto no va de ganarle una hora al día madrugando, sino de lo que haces cuando estás despierto.

Es trágico ver cómo cantidad de personas pierden el tiempo de manera obsesiva. Aumentar tu productividad logrará que trabajes menos y rindas más.

A continuación, te enumero diez trucos de productividad que yo utilizo y que creo que debes empezar a hacer tú también:

  1. Identifica dónde estás perdiendo el tiempo.

Es posible que te consideres una persona muy ocupada y trabajadora. Yo también lo que creía, pero en el momento que me detuve a ver cada una de las tareas que realizaba durante la semana y cuánto tiempo me ocupaba, descubrí grandes lagunas en mi productividad.

Algunas de ellas son:

  • Número de veces que revisas el email
  • Tiempo que dedicas a las redes sociales
  • Número de reuniones que tienes al día
  • Número de tareas imprescindibles que realizas cada día
  • Tiempo que dedicas al whatsapp
  • Qué haces en tus desplazamientos o momentos de espera

Si te paras a analizar detalladamente tus acciones diarias, descubrirás grandes lagunas en tu productividad.

Créeme, tienes tiempo para hacer mucho más.

  1. Termina todo lo que empieces

Si empiezas algo, termínalo.

Hay mucha gente que comienza un proyecto, luego lo para, vuelve, para de nuevo e incluso luego acaban dejándolo.

¡Eso es un error garrafal!

Cuando abandonas un proyecto, todo el tiempo que le has dedicado no sirve para absolutamente nada. Es tiempo que podrías haber dedicado a estar de vacaciones, con tu familia y viendo Netflix.

Si empiezas algo debes terminarlo. Además debes adquirir el hábito de empezar y terminar las tareas en el mismo día (siempre que sea posible, claro está). Al finalizar lo que te propones cada día, consigues ir tachando tareas pendientes de tu lista. Lo que ayuda a incluir nuevas y hacer más.

  1. Aumenta tu velocidad.

Desde que te levantas hasta que decidas dejar de trabajar, da el 100% en todo lo que hagas. No te permitas el privilegio de meterte en Facebook o mirar algo en Amazon. Si estás trabajando, trabaja. Cuando termines, haz lo que te apetezca.

  1. Identifica las dos tareas más importantes que debes cumplir ese día.

Márcate como objetivo terminar un mínimo de dos tareas al día. Esas dos tareas deben ser las más importantes. Si te acostumbras a terminar dos importantes cada día, conseguirás más de cuarenta tareas importantes al mes.

  1. Dedica tus desplazamientos a organizarte y pensar sobre el futuro.

Esos momentos en los que estás solo para ti son como oro puro, aprovéchalos.

  1. Revisa el email sólo tres veces al día y nunca pasadas las siete de la tarde.

Existen muchísimas personas que pasan el día chequeando su correo, con la sensación de que están trabajando. Trabajar es hacer las tareas importantes. También hay que dedicar tiempo a que la cabeza descanse y desconecte.

  1. Reduce drásticamente tu número de reuniones.

Trata de reunirte menos. Conozco empresarios que para todo organizan una reunión. La mayoría de ellas no son necesarias. Establece un calendario de reuniones y todo lo demás soluciónalo por otras vías.

  1. Di NO más veces que SÍ.

Debemos aprender a decir NO a las cosas que no nos apetece o no podemos hacer. La mayoría del estrés de las personas viene de decir más veces Sí que NO.

  1. Estudia y lee la Ley de Pareto (80-20).

El 20% de las acciones que haces cada día logran el 80% de tus resultados. Aprende a identificar cuáles son.

  1. Aprende a delegar tareas.

No tienes que hacerlo todo tú mismo. Eso de “si no lo hago yo, nadie lo hace bien” debes empezar a solucionarlo ya. Aprende a delegar, ya sea en trabajadores o externalizando servicios.

Estas 10 sencillas, pero poco utilizadas acciones de productividad, me han llevado a conseguir muchas más cosas de las que me podía imaginar. Ojalá te sirvan a ti para darle un empujón fuerte a tus proyectos y conseguir todo lo que te propongas.

Antes de despedirme quiero darle las gracias a UGR emprendedora por darme la oportunidad de publicar en su blog.

Gracias por no conformaros y por seguir empujando.

¡Seguimos!

Ricardo Llamas

Ricardo Llamas (@llamasblog) tiene 34 años, ha creado 5 empresas, da conferencias, ha escrito 2 libros, tiene un blog sobre emprendimiento, un canal de Youtube y muchas más cosas.

¿Te ha gustado? ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone