fbpx
Cerrar

Hablamos con María del Mar Fuentes, Directora de Emprendimiento, para hacer balance del curso de UGR Emprendedora

Hablamos con María del Mar Fuentes, Directora de Emprendimiento de UGR Emprendedora, para hacer balance del curso 2020-2021 marcado por la pandemia.

Tras un curso académico marcado por la Covid-19, desde UGR Emprendedora hemos tenido que adaptarnos a la situación actual y recurrir a los formatos online para la mayoría de nuestros programas. Sobre eso y más temas nos ha hablado María del Mar Fuentes, Directora de Emprendimiento y socia fundadora de UGR Emprendedora.

¿Cuál es el mejor resumen que harías de este año en UGR Emprendedora?

Creo que este año ha sido de cargar pilas para nuevos proyectos. Siempre hay varias cualidades que definen a todo el equipo de UGR Emprendedora como la resiliencia, la pasión y la persistencia. En un año en el que se ha comenzado a salir de la crisis, nosotros hemos seguido muy activos, realizando toda la actividad que hacíamos anteriormente de manera online. También ha sido un año para recargar pilas, como decía, y para plantear el lanzamiento de nuevos proyectos que teníamos en mente y, sobre todo, de llenarnos de ilusión de volver a vernos las caras y estar de nuevo en BREAKER, el Centro de emprendimiento.

¿Algún evento o momento que resaltarías? 

A lo largo del año tenemos momentos que son, al menos para nosotros, especiales, pero sobre todo por lo que significan para los emprendedores. Un ejemplo de momento importante fue la entrega de premios del Concurso de emprendimiento universitario, que se hizo en el Crucero del Hospital Real, acto que siempre cuenta con la presencia de la Rectora, Pilar Aranda. Hay otros importantes, como todos aquellos que signifiquen reconocimiento y puesta en valor de lo que hacen los emprendedores, como es la gran final del Concurso de Ideas que hacemos anualmente.

Quisiera señalar como algo novedoso Breaker Impulsa, el programa de validación de proyectos y de empresas. En este caso, el demo day fue también un momento muy especial que desarrollamos en la Cámara de Comercio de Granada, donde se invitó a inversores y a responsables de aceleradoras del ámbito andaluz. Fue una oportunidad de poner en valor todo el trabajo que habían desarrollado los emprendedores que estaban en el programa, buscando la conexión con el ámbito empresarial.

Eso en cuanto a eventos significativos, luego en el día a día tenemos muchos pequeños momentos que nos dan energía y que nos dan satisfacción, como cuando te encuentras con algún emprendedor y te comenta que le ha ido bien, que le gustó la formación o que le ayudamos mucho.

¿Crees que la Covid-19 ha afectado de manera negativa al emprendimiento ¿O ha sido una oportunidad para emprendedores creativos?

Es una buena pregunta. Obviamente, hay algunos sectores que se han visto muy perjudicados, como todos los relacionado con servicios, el comercio, hostelería, turismo, etc. En España y, sobre todo en Andalucía, lo relacionado con el sector turístico, que supone un porcentaje muy elevado de la economía se ha visto muy afectado. Aunque es verdad que algunos han logrado poner en marcha nuevas iniciativas, o han podido “reinventarse”, en el sentido de que han abordado una oportunidad de negocio que si no hubieras sido por la Covid, no lo hubieran puesto en marcha. Hablamos de las entregas a domicilio o las ventas personalizadas, o el teletrabajo, entre otras, acciones. 

Ha habido mucha imaginación y creatividad para lograr sobrevivir, por lo que hay algunos casos interesantes, especialmente en sectores muy tradicionales por la dificultad a la que se han enfrentado. Recuerdo el caso de un emprendedor que tenía una perfumería y había empezado a vender online de una manera personalizada, poniéndose en contacto con el cliente mediante videoconferencia y asesorando en diferentes aspectos, por ejemplo, en las cestas de regalo para las navidades. Con estos medios digitales se ofrecen servicios que anteriormente, en tienda física, no era posible por falta de espacio o de tiempo.

También han surgido oportunidades asociadas a los sectores de salud, con todo lo relacionado para solucionar los problemas generados por la Covid. Obviamente, se han beneficiado de estas oportunidades, aunque más aquellos que ya contaban con recursos que han podido destinar a las nuevas oportunidades detectadas, como el caso de las mascarillas. Por otro lado, quienes se han mantenido han intentado sobrevivir, optimizando los recursos y buscando nuevas formas de llegar a sus clientes. 

Como resumen a la pregunta, podemos decir que ha habido un poco de todo, en función del sector, de la ubicación y de los recursos disponibles.

Se dice mucho que el emprendimiento cada vez es más “una cosa de jóvenes”… ¿Cuánto de cierto es?

Es una pregunta trampa… Jajaja, todos nos consideramos jóvenes. Lo primero, siguiendo los datos del GEM (el Observatorio de Emprendimiento de España), la edad media del emprendedor en España es de 42 años. Esto quiere decir que la mayoría de emprendedores se ubican entre los 35 y los 55 años, pero donde encontramos el núcleo de los emprendedores es la franja que abarca de los 35 a los 45. Los emprendedores más jóvenes, aquellos que van desde los 18 hasta los 35 años, también representan un porcentaje pero menor. Los más jóvenes son personas con muy buena formación, con conocimientos más avanzados de las nuevas tecnologías y más pegados a las nuevas oportunidades que están surgiendo. Sin embargo, como es normal, carecen de recursos, de experiencia y conocimientos para poner en marcha iniciativas de emprendimiento que sean muy ambiciosas. Es cierto que algunos jóvenes ya disponen de esos recursos o tienen muy arraigada la idea de que quieren ser emprendedores, pero la realidad es que la tasa de emprendimiento entre este colectivo es menor. 

Lo que sí puedo decir es que, en los últimos años, la intención emprendedora de los jóvenes ha ido aumentando. Por ejemplo, en 2018 la intención de emprender en los próximos tres años por parte de los jóvenes de 18 a 24 años era del 15,9%. En 2020 esa intención futura de emprender ha alcanzado el 22%, aunque, finalmente, quienes realmente dan ese paso representan el 11%. 

A nivel cultural y social se está trabajando para mejorar el reconocimiento de la labor de los emprendedores en el desarrollo socioeconómico, y se está produciendo un mayor interés por emprender, puesto que anteriormente en España, la cultura emprendedora no era muy elevada. Todo esto está transformando, también, el comportamiento de los jóvenes que buscan otro tipo de vida, con más emociones y nuevas experiencias.

¿Qué programa de UGR Emprendedora podría hacer una persona que estuviera empezando su proyecto? ¿Recomiendas alguna ruta?

Nosotros tenemos todas las actividades planteadas para que se puedan hacer itinerarios en función de las necesidades de cada tipo de proyecto, de la persona, en cuanto a la dedicación y la fase de desarrollo. Empezamos siempre recomendado Talento Emprendedor, un programa formativo que se hace durante el primer cuatrimestre. Parte de primeras sesiones de creatividad, en el caso de que aun no tengas un proyecto, y empezamos a trabajar con esas primeras ideas, dándole forma de modelo de negocio. Luego, se entra en cuestiones más técnicas, que tienen que ver con la puesta en marcha del proyecto, tanto la parte de marketing, el plan de operaciones recursos humanos o la viabilidad económico-financiera. Podemos decir que ofrecemos un conjunto de conocimientos, ayudando a trabajar las competencias emprendedoras para que ese proyecto vaya progresando. 

En paralelo, tenemos múltiples opciones que también dependen de si el proyecto es social, si el proyecto ya está en marcha y solo se quieren unas sesiones formativas. Este año hemos lanzado Breaker Impulsa, que apuesta por una dedicación más intensa de proyecto, es decir, lo que se persigue es que trabajes semanalmente en tu proyecto y que empieces a validar todas las hipótesis asociadas a sus mercados, la rentabilidad que se puede obtener, los clientes, etc. Se va trabajando con mentores, hemos creando un grupo de mentor leaders, y también trabajamos con dos mentores del ámbito de la inversión para que, poco a poco, se vayan dando pasos y ayuden a que el proyecto genere recursos y obtenga ventas.

En el caso de los estudiantes, si estás con un TFG o TFG, tenemos programas formativos para que ese trabajo de investigación, de cualquier naturaleza, se le pueda dar un enfoque emprendedor para que esa investigación pueda tener salidas comerciales. 

De manera similar trabajamos con el profesorado, a través del programa muEBT que ayudamos a que, aplicando  y transformando sus conocimientos, puedan crear una spin off. O incluso también damos sesiones formativas para que los docentes ayuden a los estudiantes a generar esa cultura emprendedora que todos necesitamos.

Entrando en el terreno personal, ¿hasta qué punto es estresante dirigir UGR Emprendedora y compaginarlo con la docencia?

Es bastante estresante… Mentiría si dijera que no lo es, porque todos los que al final asumimos un cargo académico en la Universidad, en mi caso la Dirección de Emprendimiento, tenemos que compaginar ese trabajo con otro, es decir, es como si estuviéramos haciendo dos trabajos. La Dirección de Emprendimiento es un trabajo al que no le puedes dedicar un tiempo parcial, es una actividad diaria muy intensa, por lo que hay que hacer muchos encajes para poder compaginar las clases, la investigación, y otras obligaciones que tenemos los profesores con dirigir una unidad que cuenta con un equipo de personas y unos objetivos que conseguir.

Dicho esto, cuento con las suerte de tener un gran equipo, por un lado, y por otro, que las asignaturas que imparto y mi investigación es sobre emprendimiento, creación de empresas. Eso me crea sinergias, ya que todo lo que voy aprendiendo y conociendo de los emprendedores me ayudan a enseñar o a intentar transmitir mejor a mis alumnos cómo pueden llevar a cabo un proceso emprendedor. Luego, por la parte de la investigación, también me ayuda a tener más conocimientos sobre las líneas de investigación que puedo abordar. 

En su conjunto requiere mucho tiempo, pero por otro lado pienso que es un área que me apasiona, estando inmersa tanto en la docencia como en la investigación, por lo que lo disfruto mucho. Pero eso no quita que a veces diga “no puedo más, quiero descansar” jajaja. Aunque es lo normal en momentos de mucha actividad.

Llegan las vacaciones, ¿qué libro le recomiendas a nuestros lectores para leer una tarde de verano?

Recomendaría varios, pero por ejemplo “El libro negro del emprendedor: no digas que nunca te lo advirtieron” (de Fernando Trias de Bes) es ideal para que alguien te cuente las cosas de forma realista, porque el emprendimiento tiene una parte muy bucólica y este libro te baja los pies a la tierra. 

Y algo más ligerito, que se lee en una tarde, recomiendo “La buena suerte: claves de la prosperidad” (de Trias de Bes y Álex Rovira). Es un pequeño libro que te hace reflexionar sobre por qué hay personas que consiguen ciertas cosas pero otras no, centrándose en las oportunidades y cómo prepararse cuando éstas se presentan.

Y, por último, ¿cuáles son las expectativas para este próximo año?

Las expectativas para UGR Emprendedora son el comienzo de todas las actividades presenciales y volver a llenar Breaker de emprendedores y también de inquietudes. Queremos volver a entrar en contacto con nuestro colectivo, nuestra comunidad emprendedora y realizar con personas toda la actividad que veníamos desarrollando antes de la pandemia.


¿Te ha gustado? ComparteShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

UGRemprendedora

En UGRemprendedora se encuadran las acciones que la Universidad de Granada realiza para impulsar el emprendimiento y la cultura emprendedora entre la comunidad universitaria con el fin de generar innovación y contribuir al valor económico y social del entorno.


Ver eventos
Ver programas
Ver recursos

Más novedades

Apúntate a nuestra Newsletter

Recibe toda la actualidad para emprendedores en tu email. ​​​